DESTACADO FERRIES
ATENAS + GRECIA CLÁSICA + CRUCERO - 12 DIAS
CIRCUITO - CRETA MINOICA

Viajes a Leros

 



LEROS.jpg


UNA ISLA DESCONOCIDA

   Una de las menos conocidas entre las islas del archipiélago del Dodecaneso es sin duda Leros. Esta pequeña isla (su superficie es de 53 km 2), situada entre Kalymnos y Patmos, es un destino ideal para encontrar la paz y el descanso ya que aún no ha sido “contaminada” por las corrientes turísticas que si llegan a muchas otras islas de Egeo.
  
   En Leros se puede disfrutar en cualquier época del año de una playa solitaria y pasear por un pueblo que apenas recibe visitantes foráneos. 

   En sus 71 km de litoral se alternan golfos bien dibujados que sirven de abrigo natural a los barcos, con playas de arena blanca y promontorios rocosos ya que es una isla muy montañosa. En el interior y a pesar de no ser una isla demasiado verde no faltan los valles fértiles. 

   Leros es una isla que sin tener lugares especialmente conocidos tiene el encanto de lo que está por descubrir. Las infraestructuras turísticas no están demasiado desarrolladas aún por lo que es un paraíso para el visitante curioso. 

   Sus pueblos son especialmente bonitos con el estilo arquitectónico tradicional del Dodecaneso de casas blancas con techos planos y puertas y ventanas pintadas de alegres colores, callejuelas sinuosas y molinos de viento mezclado con casas neoclásicas en tonos ocres y crema que combinan perfectamente con el entorno. El color fucsia y morado de las buganvillas que trepan por las paredes de las casas aportan alegría y luminosidad al conjunto. 

   Un tercer estilo arquitectónico se puede encontrar en Leros debido a la ocupación italiana que sufrió al igual que el resto de las islas del Dodecaneso entre 1912 y 1947. Quedan algunos ejemplos de edificio construidos en este periodo de tiempo en que pertenecieron a la Italia de Mussolini. Este estilo austero y militar se puede contemplar sobre todo en el puerto de Lakki.

   Actualmente existe el compromiso de preservar la arquitectura tradicional y los nuevos Leros_ZT.jpgedificios se construyen siguiendo el estilo y colores propios de la isla.

La mayor parte de la población de Leros se reparte entre la capital Agia Marina y Lakki que es el puerto más importante de la isla y por el que se comunica por barco y ferri con las islas vecinas de Patmos, Kos, Samos y Rodas y el resto del país. La otra forma de acceder a la isla es por avión donde se llega desde Atenas y desde otras islas vecinas al aeropuerto situado al norte cerca de la localidad de Partheni

   El principal sustento de la economía, aparte del incipiente turismo, es la pesca y el comercio de esponjas. 



LEROS EN LA HISTORIA

   Aunque la mitología hace de Artemisa la primera habitante de la isla de Leros, si atendemos a los datos c constatables sabremos que la historia de Leros ha estado íntimamente unida a la del resto de las islas del Dodecaneso, como ellas fue colonizada por los pueblos carios venidos desde la vecina costa de Anatolia aunque existen vestigios de asentamientos humanos desde el Neolítico. 

   Posteriormente llegaron los fenicios, cretenses, dorios y jonios. En el siglo V a.C. como en todo el mundo griego y al amparo de Atenas se produjo en la isla un fuerte florecimiento intelectual. Sucesivamente fue dominada por Macedonia y por Roma. Tras la caída del imperio romano Leros se convierte en refugio de piratas que asolaban las costas del Mediterráneo oriental. Con la llegada del Imperio Bizantino tuvo una relativa tranquilidad durante la que se pudieron construir muchas de las iglesias que hoy en día aún se pueden admirar. Tras una reñida pugna por el control de la isla entre los bizantinos y los Caballeros de la Orden de San Juan de Rodas, vencieron estos últimos y se establecieron en 1314 aprovechando su estratégica situación en las rutas comerciales entre oriente y occidente. 

   El control de la Orden de Rodas dura hasta 1523 en que son expulsados por los otomanos que conquistan todo el Egeo. En este periodo y a pesar de estar sometido al yugo otomano la isla de Leros gozó de una cierta autonomía. Cuando el sentimiento griego de patriotismo estallo en la revolución que perseguía la independencia de los turcos, los habitantes de Leros fueron de los primeros en apoyar la resistencia. En el año 1912 como resultado de la derrota de los turcos frente a los italianos la isla queda adherida al reino de Italia como parte de “las islas italianas del Egeo oriental”. Durante este periodo la isla se fortifica y convierte en una base naval de gran importancia. En la Segunda Guerra Mundial los italianos son expulsados por los alemanes que siguen utilizándola como base naval para sus propósitos bélicos en la zona. 

   En las costas de la isla tuvo lugar la llamada “Batalla de Leros” en 1943 tras la que se convirtió en protectorado británico hasta marzo de 1948 momento en que por fin paso a formar parte del territorio del joven estado griego. 

   Durante la dictadura de los coroneles, periodo que va de 1967 al 1974, la isla de Leros se utilizó como prisión para disidentes políticos por lo que se instauró un gran hermetismo en torno a ella que seguramente influyó para que tardara tanto en abrirse a las corrientes turísticas que ya visitaban el resto de las islas del Egeo. 



TRES PUEBLOS, UNA CAPITAL

   La capital de Leros, llamada Agia Marina, es en realidad la unión de tres poblaciones vecinas que al ir creciendo se han unido formando una conurbación. A pesar de que su leros49010.jpgpuerto es el segundo en importancia de la isla ya que el primero es el de Laki sí que es el centro administrativo y comercial. Está situada en el centro de la isla sobre la costa este. 

   Las tres poblaciones que conforman hoy en día la capital son
Agia Marina, Platanos y Pandeli. 
  

  Cada una de ellas aún guarda una personalidad propia que las diferencia. 

   En Agia Marina los edificios neoclásicos despacan en un caserío bastante armónico que ha conservado la arquitectura tradicional y los colores en casas y edificios. De las tres poblaciones, Platanos es la más antigua por lo que es la sede del ayuntamiento de la capital. Posee casco antiguo más elevado en el que predominan las casitas blancas entre calles estrechas y flores de colores que embellecen cada rincón y que está dominado por las monumentales murallas del castillo medieval llamado Brouzi y en cuyo interior se puede visitar una pequeña iglesia dedicada a la Virgen. Desde la ciudad antigua se obtienen una magnificas vistas a la isla y al mar. 

   El tercer núcleo urbano, Pandeli, es en realidad un pueblo de pescadores con su puerto donde se puede disfrutar de estupendos platos de pescado en cualquiera de sus típicas tabernas. 

   En su conjunto capital de Leros se ha convertido recientemente en un centro turístico que en verano tiene su época más animada ya que las playas cercanas a Agia Marina y Pandeli ofrecen la posibilidad de disfrutar del buen clima y del mar en un agradable entorno en el que la tradición y el pasado no están muy lejos. 



UNA VUELTA POR LA ISLA DE LEROS

   Subiendo por la costa oriental y a 3 km de Agia Marina se encuentra el bonito pueblo de Alinda situado en la bahía del mismo nombre. Sus callejuelas y callejones adornados con flores y su cercana playa son sin duda su principal atractivo. Fue aquí leros_agios_isidoros.jpgdonde se construyo el primer hotel de la isla que hoy en día sigue funcionando como albergue municipal. Se puede visitar el castillo de Belenis en cuyo patio tienen lugar eventos culturales durante todo el año. Cerca de Alinda se pueden visitar varios monasterios e iglesias muy interesantes.
 
   Si continuamos hacia el noroeste atravesando la parte norte de la isla se llega a Partheni, situado en una de las bahías más tranquilas de la isla gracias a los islotes que la protegen del mar abierto. Es un pueblo de pescadores que en los últimos años ha visto aumentar la afluencia de visitantes sobre todos por la construcción del puerto deportivo que acoge gran cantidad de yates. La cercana playa de Agios Stefanos completa la oferta estival de ocio. 

   También al norte y cerca de Partheni se encuentra la bahía rocosa de Blefundi así como el aeropuerto de la isla. 

   En la costa oeste al fondo de un amplio golfo está la mayor playa de Leros, Gourna

   En el centro de la isla pero en la costa oeste y muy cerca de la capital (a tan solo 3 ó 4 km ya que la isla en esta parte es muy estrecha) está enclavado el primer puerto de Leros, Laki, cuyas características geográficas le hacen ser uno de los mejores puertos naturales del Mediterráneo oriental ya que la apertura de la bahía es apenas de 500 metros y las aguas son profundas y seguras. Actualmente está dotado de modernas instalaciones tanto para los barcos comerciales como para los de recreo. 

   Los edificios de la zona del puerto de Laki son un modelo de arquitectura italiana de estilo neoclásico. Construidos en la época en que esta isla estuvo anexionada al territorio italiano conservan el estilo peculiar de la arquitectura urbana en tiempos de Mussolini. Es resto de la ciudad está constituida por casas tradicionales más sencillas por lo que el contraste resulta curioso. En los últimos tiempos Laki ha experimentado un desarrollo turístico considerable. 

   En las inmediaciones se puede visitar un interesante Museo de la Guerra que ocupa un túnel construido por los italianos durante la Segunda Guerra Mundial. 

   En la carretera que va desde Agia Marina hasta Laki y en la costa orientas esta una de las mejores playas de la isla, la de Vromolithos, junto al pueblo del mismo nombre. 

   Por fin llegando al sur de la isla se encuentra el pueblo costero de Xirocambos en el que se puede visitar las ruinas de su antigua acrópolis.

   No hay que olvidar que en Leros como en sus hermanas del Dodecaneso el litoral abunda en pequeñas playitas y calas escondidas, inaccesibles por tierra pero a las que se puede llegar en barca desde cualquiera de los pueblitos de la costa. Estas agradables excursiones dejan en la memoria un recuerdo imborrable.

   Leros, la isla humilde y desconocida, se ha convertido seguramente por estas características en destino inmejorable para los periodos de descanso y relax de numerosos intelectuales europeos entre los que destaca el escritor y filosofo francés Bernard Henri Lévy.

   ¿Por qué no buscar nosotros, como ellos, lo que este pequeño y sencillo paraíso del Mediterráneo nos ofrece?

 

SUGERENCIAS DE RESTAURANTES EN LEROS

TAVERNA MYLOS :Agia Marina, (tel: +30 22470 24894)

TAVERNA PSAROPULA: Pandeli, (tel: +30 22470 25200)

O LAMPROS :Alinda, (tel: +30 22470 25200)

OSTRIA: Lakki, (tel:+30 22470 24154)

ESPERIDES:Kithoni, (tel: +30 22470 22200)




lleros.jpg

 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información