DESTACADO FERRIES
ATENAS + GRECIA CLÁSICA + CRUCERO - 12 DIAS
CIRCUITO - CRETA MINOICA
PROGRAMACION GRUPOS 2017

GRECIA

Grecia, cuyo nombre oficial es República Helena, situada en el extremo sureste de Europa y bañada por el Mediterráneo oriental, ha sido desde la antigüedad la bisagra entre oriente y occidente, entre Asia y Europa y el hilo conductor de las diferentes culturas y civilizaciones que en esta parte del Mediterráneo se han desarrollado. El resultado de ese crisol de aportaciones culturales diferentes dio como resultado en el siglo V a.C. la genialidad de la Grecia Clásica que marcó y definió los cimientos de la forma de ser europea.

RASGOS FISICOS

Geográficamente Grecia ocupa la región más meridional de la península balcánica ubicándose entre los paralelos 35o N y 42o N y en el uso horario GMT + 2. La máxima distancia de norte a sur es de casi 1.000 km.  
Su territorio continental esta dividido en dos partes bien diferenciadas, separadas por los golfos de Corinto y Sarónico. El sur lo ocupa la península del Peloponeso. El resto del territorio griego es insular y entre islas, islotes y afloramientos rocosos llegan hasta casi 6.000 islas, que se reparten por el Mediterráneo oriental agrupadas en varios archipiélagos; al oeste el archipiélago de las Islas Jónicas y al este las Islas del Egeo Norte, el archipiélago de las Cicladas y el Dodecaneso y al sur la más grande y meridional de las islas griegas, la isla de Creta. En total Grecia suma más de 15.000 km de costas.

Su superficie es de 132.562 km2. La parte continental representa el 80% del territorio total y el 20% restante corresponde a las islas. Al norte limita con Albania, Bulgaria y con la República de Macedonia y al  este con Turquía, el mar Mediterráneo baña todo el litoral de Grecia con sus distintas dependencias, al oeste el Jónico, al este el Egeo y al sur el mar de Creta y el de Libia.
Grecia es un país muy montañoso recorrido por varios sistemas montañosos como los Alpes Dináricos al oeste, los montes Ródope al noreste y el macizo montañoso del Olimpo en el centro-este del país en el que se encuentra el monte Mythikas, el más alto de Grecia con 2.919 metros de altura y el cuarto de Europa en prominencia (distancia real desde la base a la cumbre) tras el Mont Blanc, el Etna y el Mulhacén.
Esta complicada orografía hace de Grecia un país de grandes y variados contrastes lo que se acentúa más si se tienen en cuenta las islas.
La posición de Grecia sobre la confluencia de las placas continentales de Europa y Asia la hace estar sometida a una considerable actividad sísmica.

El clima también es muy diferente entre las distintas regiones. Fundamentalmente se distinguen tres zonas bien diferenciadas. El sur del país y la cuenca del Egeo gozan de un típico clima mediterráneo con inviernos húmedos y templados y veranos secos y calurosos; en invierno las temperaturas raramente son lo suficientemente bajas como para que nieve como ocurre alguna vez en Atenas y en Creta. En las regiones más occidentales por ejemplo en el Epiro, el clima es alpino debido a la mayor latitud y altura de sus tierras. En el resto del país, es decir, la Grecia central y Macedonia predomina el clima continental como en la mayoría de los países de Centroeuropa (de hecho esta parte del país corresponde geofísicamente a la Europa central).

Tal variedad de climas determina paisajes diferentes en los que la fauna y la flora son muy representativas.
Grecia es un país con bastante vegetación, un 50% del territorio está cubierto por ella. De una punta a otra del país se pueden encontrar desde bosques de coníferas alpinas en las zonas más frías del interior hasta la típica vegetación mediterránea en la que los bosques de olivos y cipreses son una seña de identidad como en las islas Jónicas y en el Peloponeso.
Los bosques más frondosos son el ecosistema necesario para que los últimos osos pardos y linces, lobos grises, corzos, cabra bezoar, zorros y jabalíes puedan vivir. 
En el litoral en ciertas zonas como en las islas Esporadas habitan especies marinas protegidas como la foca monje y algunas especies de tortugas.

GEOGRAFIA HUMANA Y POLITICA

La población de Grecia es aproximadamente de 11.300.000 habitantes (sin incluir la población inmigrante) de los cuales más de la mitad viven en las dos principales ciudades, 5 millones viven en Atenas, la capital y algo más de 1 millón lo hacen en la segunda ciudad del país, Tesalónica.  Su densidad de población es de 83 ha/km 2.
Aunque la población sigue aumentando lo hace a un ritmo cada vez más lento siendo la tasa de natalidad una de las más bajas del mundo occidental ya que la media de hijos por mujer es de 1,35. Esto supone un problema demográfico importante que se hizo patente cuando en 2002 el número de fallecimientos superó el de nacimientos. La esperanza de vida está en los 79 años y el índice de alfabetización roza el 100%.

Como ocurre en otros países europeos Grecia ha venido recibiendo inmigrantes desde distintos lugares durante años siendo los más numerosos los albaneses que llegan desde el vecino país buscando mejores condiciones de vida. Se estima que en Grecia viven más de 750.000 inmigrantes de los cuales al menos el 65% son albaneses. El resto son comunidades minoritarias provenientes de Bulgaria, Rumania, Pakistán, Ucrania, Polonia y Georgia. Se desconoce el número exacto de cada una de ellas ya que gran parte de ellos vive de forma ilegal.
Lo que marcó a Grecia como destino prioritario de inmigración en el sureste europeo fue la caída del muro de Berlín y el colapso de la Europa del Este. Debido a la cercanía geográfica entre los años 1991 y 2001 fue el país que tuvo un mayor incremento relativo de su población inmigrante.

En un país como Grecia, situado en una encrucijada geográfica y cultural, existen también numerosos grupos minoritarios de carácter lingüístico, cultural y religioso de los cuales algunos como las minorías musulmanas de Tracia, turcos que viven en territorio griego y pomacos (de origen búlgaro y religión musulmana), gozan de derechos especiales derivados del Tratado de Lausana y de la reciente historia de Grecia. Otras minorías establecidas son los arvanitas, cristianos ortodoxos que hablan un dialecto albanés, los dopios que hablan un dialecto serbio y también son cristianos ortodoxos y los gitanos.

Grecia es una república parlamentaria en la que su presidente es elegido cada cinco años. Al frente del gobierno se encuentra un primer ministro y su equipo de gobierno que se renueva cada cuatro años. El parlamento está compuesto por 300 miembros que representan al pueblo griego.
El país se rige por la Constitución de 1975 que ha sido reformada en varias ocasiones. Una característica de los partidos políticos es que todos ellos operan a nivel nacional ya que no hay regiones con substrato nacionalista. 
El país se organiza administrativamente en trece “periferias” o regiones, a su vez subdivididas en 51 “unidades periféricas” o prefecturas. Estas provincias están formadas a su vez por 325 municipios según el Plan Calícrates de 2011. Existe una región de carácter religioso, el Monte Athos, que posee una autonomía propia y es administrativamente independiente aunque esté bajo la soberanía territorial de Grecia.
La capital del estado griego es Atenas y las principales ciudades son Tesalónica en el norte, Patras en Peloponeso y El Pireo que es el puerto de Atenas pero que tiene entidad propia. 

Regiones Prefecturas
Ática Ática
Grecia central Eubea - Euritania - Fócida - Ftiótide - Beocia
Macedonia central Calcídica - Emacia - Kilkís - Pela - Pieria - Serrai - Tesalónica
Creta La Canea (Chania) – Réthimno - Iraklio - Lassíthi
Macedonia oriental y Tracia Drama - Hebros - Cavalla - Ródope - Xanti
Epiro Arta - Ioanina - Préveza - Tesprótida
Islas Jónicas Corfú - Cefalonia - Leucas - Zante
Egeo septentrional Chíos - Lesbos - Samos
Peloponeso Arcadia - Argólida - Corinto - Laconia - Mesenia
Egeo meridional Cícladas - Dodecaneso
Tesalia Karditsa - Larisa - Magnesia - Trikala
Grecia occidental Acaya - Etolia - Elide
Macedonia occidental Florina - Grevená - Kastoría - Kozáni


Grecia pertenece desde 1981 a la Unión Europea y mantiene buenas relaciones con todos los países del mundo. Las tensiones existentes con Turquía por la ocupación del territorio en Chipre, su país hermano y con la República de Macedonia por la utilización por este país de la palabra Macedonia, que se considera término fundamental en la herencia cultural griega, se tratan por vía diplomática y política para llegar a acuerdos en común.    
En lo que respecta a derechos humanos Grecia siempre ha ratificado los acuerdos tomados en este sentido.

El carácter laico del estado griego asegura la libertad de culto aunque la población es mayoritariamente cristiana ortodoxa en un porcentaje de un 98%. Los musulmanes representan tan solo el 1,3% de la población y el restante 0,7% lo componen en su mayoría cristianos armenios y algunos católicos, judíos y evangélicos protestantes.
Como anécdota cabe reseñar que existen algunos grupos de personas que están empeñados en refundar la antigua religión pagana griega ¡!.



LOS RECURSOS ECONOMICOS

Hoy por hoy la principal fuente de recursos de la economía griega es el turismo, todo su territorio tanto continental como insular tienen un gran atractivo para todo tipo de viajeros, desde los que buscan sol, playa y descanso hasta los que buscan aventura escalando o buceando, pasando por la inagotable oferta cultural de un país cuya entrada en la historia se remonta al 3.000 a.C.
Grecia a pesar de no ser un país agrícola en el que se puedan cultivar grandes extensiones de terreno debido a lo quebrado de su orografía, si posee una agricultura variada y autosuficiente cuyos productos principales son los propios del Mediterráneo. Trigo, frutas, verduras y hortalizas son de excelente calidad. También se cultiva tabaco, vid, caña de azúcar y algodón. Un destacado lugar lo ocupan los abundantísimos olivos cuyo aceite está considerado de los mejores que se puedan obtener. La asignatura pendiente es una adecuada comercialización de estos productos para obtener el máximo rendimiento posible.
En los últimos tiempos tanto la agricultura como la ganadería están sufriendo la desatención de los sucesivos gobiernos por lo que serían deseables políticas para la defensa de estos importantes recursos económicos.
La industria es fundamentalmente textil, alimenticia, química y metalúrgica. En cuanto al subsuelo griego proporciona bauxita, lignito (en la isla de Eubea), magnesita, zinc, níquel, plomo,  petróleo y mármol.
Tradicionalmente la riqueza en la costa de Grecia se ha obtenido del mar, la pesca y el comercio marítimo siguen siendo en la actualidad importantes pilares de la economía griega. La construcción naval es otra de las fuentes de ingresos más importantes así como el transporte por mar. No hay que olvidar que muchos de los armadores más importantes del mundo son griegos.
Actualmente la economía es abierta y está en crecimiento con un sector público muy importante parte del cual está siendo privatizado a instancias de los requerimientos de la Comunidad Económica Europea. La renta per cápita esta en 29.240 dólares anuales.

EL PATRIMONIO DE GRECIA

El inmenso patrimonio cultural de Grecia ha sido reconocido por la Unesco que ha declarado Patrimonio de la Humanidad numerosos lugares del país:

  • Templo de Apolo Epicuro en Bassae (Peloponeso) en 1986
  • La Acrópolis de Atenas (Ática) en 1987
  • Zona arqueológica de Delfos (Grecia Central) en 1987
  • Ciudad Medieval de Rodas (Egeo meridional) en 1988
  • Meteora (Tesalia) en 1988
  • Monte Athos (Monte Athos) en 1988
  • Monumentos paleocristianos y bizantinos de Tesalónica (Macedonia Central) en 1988
  •  Santuario de Asclepios en Epidauro (Peloponeso) en 1988
  • Zona arqueológica de Mistra (Peloponeso) en 1989
  • Zona arqueológica de Olympia (Peloponeso) en 1989
  • Delos (Egeo Meridional) en 1990
  • Monasterios de Dafni (Ática), Osios Loukás (Grecia Central) y Néa Moní de Quíos (Egeo septentrional) en 1990
  • Pitagoreión y Hereo de Samos (Egeo septentrional) en 1992
  • Zona arqueológica de Aigai (nombre moderno Vergina) (Macedonia central) en 1996
  • Zonas arqueológicas de Micenas y Tirinto (Peloponeso) en 1996
  • Centro histórico (Chorá) con el monasterio de San Juan «el Teólogo» y la gruta del Apocalipsis en la isla de Patmos (Egeo meridional) en 1999
  • Ciudad vieja de Corfú (Islas Jónicas) en 2007

 

Además del patrimonio cultural, la naturaleza también ofrece parajes incomparables. Grecia cuenta con dos reservas de la biosfera, una de ellas en la isla de Creta, la Garganta de Samaria y la otra en Grecia central, la Región de Monte Olimpo, ambas declaradas en 1981.

Los ecosistemas de humedales tienen en Grecia muy buenos ejemplos a lo largo de su geografía.
El paisaje griego por la riqueza y variedad de sus ecosistemas tiene 163.501 hectáreas de sistemas de humedales protegidos por su importancia internacional en la migración de las aves. Abarcan más de 400 lagos, lagunas, ciénagas, pantanos, estuarios de ríos y esteros. En ciertas partes las inundaciones son permanentes, en otras estacionales, a veces el humedal es obra de la naturaleza, a veces del hombre. La red de humedales tiene un gran valor ecológico y estético. Hoy en día el eco-turismo se ha desarrollado considerablemente, valorando la observación de pájaros raros, todo tipo de vida silvestre, plantas y las ocupaciones tradicionales de los residentes de estas regiones (pesca, ganadería etc.). La Convención de Ramsar sobre los Humedales (Ramsar, Irán 1971) creada para la protección y uso racional de los principales humedales del mundo protege hasta 10 en Grecia.
Los mejores sitios para los aficionados a la observación de aves son:

  • Humedales de Tracia (Aegiros-Rodope-Tracia), 22 kilómetros de área protegida. Especies raras de pájaros, como la garceta y los flamencos.
  • Lago Doirani (Kilkis-Macedonia), especies raras de aves y plantas.
  • Delta del Evros (Evros-Tracia), uno de los más interesantes de Europa. Cubre un área de cinco mil hectáreas con sus lagos, lagunas, pequeñas playas y arenales, y bosques llenos de flora y fauna y sobre todo especies únicas de aves migratorias que vienen a descansar en el delta del Evros en sus viajes intercontinentales.
  • Lago Kerkini (Serres-Macedonia), gran riqueza de fauna y flora, cantidad de peces, muchos mamíferos y reptiles siguen teniendo su hábitat aquí después de la construcción de la represa. Este es uno de los lugares más apreciados por los aficionados a la observación de aves silvestres por tener más de trescientas especies de aves con importantes colonias de garzas, cormoranes, espátulas e ibis. Se trata además del área migratoria clave para el pelícano blanco.
  • Humedales de la prefectura de Pela, en el corazón de Macedonia son el lago Vegoritida y el humedal Agra-Nisiou-Vryton
  • Parque nacional de los lagos de Prespes (Mikri Prespa y Megali Prespa), este humedal en el norte de Grecia tiene fama internacional por su gran belleza natural y los centenares de aves y demás animales que viven allí. Muchas de las especies son únicas en el mundo. El lugar se sitúa a 45 kilómetros de la ciudad de Florina en el noreste de la región de Macedonia. Paraíso de aves, es un museo de historia natural en el continente europeo.
  • Delta de Kalamas (Epiro), a poca distancia de Igumenitsa se halla uno de los humedales más importantes de Grecia. La interacción de aguas de río con aguas de mar crea un hábitat único en el que viven más de 170 especies de aves, muchas de ellas poco comunes.
  • Humedales del golfo Amvrakikos, reserva natural situada en el suroeste de Epiro, en este lugar desembocan dos ríos al mar, el Luros y el Arachthos, formando un delta doble con todo un sistema de lagunas en el norte del golfo (Tsukalio, Logaru, Rhodia). Se trata de un ecosistema excepcional con rica flora y fauna. Los islotes del golfo son el hábitat de aves indígenas y de aves migratorias, algunas de ellas en peligro de extinción. Las lagunas de Tsukalio y Rhodia abrigan unas de las pocas colonias de pelícanos plateados que existen hoy en día en Europa.
  • Lagunas de Alyki y Hortarolimni en la isla de Lemnos, las dos lagunas forman humedales de un sistema ecológico integrado. El área comprende una laguna natural y pantanos del litoral, además de ecosistemas muy bien preservados. Su situación geográfica hace de este humedal un refugio y lugar de procreación ideales para aves raras y en peligro de extinción. Los flamencos invaden este humedal del otoño a la primavera. Toda el área se presta para la alimentación, el descanso, el anidamiento y procreación de aves como cisnes, garzas, patos, gansos y muchas más aves acuáticas. Es también uno de los pocos lugares en Europa para halcones, perdices, abejarucos y alcaudones, y para los tarros canelos.
  • Humedales de Koukounaries en la isla de Skiathos, de mucho interés, estos humedales son también de gran belleza. Detrás del bosque se encuentra la laguna de Strophylia que está conectada con el mar por un canal estrecho. Este es el hábitat de muchas especies de aves acuáticas y animales anfibios. En invierno llegan a este lugar gran cantidad de aves migratorias.
  • Humedales de la isla de Evia, a lo largo de la isla se encuentran:
    a) Reserva de aves en el lago Dystos en la parte sur de la isla
    b) Humedal del río Lilandas en el centro de la isla, entre la ciudad principal, Chalkis, y la ciudad de Vasilika
    c) Humedal de Kolovrechtis entre Nea Artaki y Psachna en el centro de la isla
    d) Las lagunas de Megalo Livari, Mikro Livari y Kanatadika en el norte de la isla, cerca de la ciudad de Istiaea. 

A nivel estatal existen 16 parques nacionales entre los que destacan por su belleza y singularidad los de Prespes en Macedonia, Parnassos y Sounio en Ática, Samaria en Creta y Vikos Aoos en Epiro.

EL GRIEGO, IDIOMA OFICIAL Y LENGUA LITERARIA

El idioma oficial de la República Helénica es el griego moderno, hablado por el 99% de la población del país y por unos 20 millones de personas a nivel mundial. También es el idioma oficial de Chipre. Es una lengua de origen indoeuropeo que comienza a definirse en los inicios de la prehistoria y se empieza a reconocer en la escritura de la civilización minoica (Lineal B) y en el dialecto hablado en la Grecia antigua en el Ática al que se parece bastante el griego moderno. Se puede decir que la historia de esta lengua se remonta a más de 3.000 años ya que existen evidencias escritas de hace 34 siglos. Otra característica particular del griego es el alfabeto cuyo origen está en el fenicio. Con el paso del tiempo el alfabeto griego ha dado lugar al latino, al cirílico y al copto entre otros.

El griego moderno se considera el resultado de la evolución de esta lengua desde el comienzo de la Edad Moderna, cuyo punto de partida se toma con la caída de Constantinopla en 1453 ante los otomanos, hasta la actualidad.
Durante este tiempo coexistían dos variantes de esta lengua. Por un lado se hablaba el griego demótico, una versión popular y por otro el griego kazarévusa que era una forma más culta y arcaizante de la misma lengua. De hecho el kazarévusa se adopto como lengua oficial del Estado Griego en 1831 y prevaleció en el ámbito periodístico, legal y científico hasta 1976 en que el gobierno adoptó el griego demótico como lengua oficial y comenzó a impartirse en las escuelas.
La convulsa política de Grecia desde su creación en 1821 hasta la caída del régimen dictatorial de los coroneles (1967-1974), politizo tanto a la población que incluso la lengua se vio influida de tal manera que el demótico era hablado mayoritariamente por la gente de izquierdas y el kazarévusa por los más conservadores.

En 1982 el uso del griego moderno se generaliza en todo el estado heleno y se lleva a cabo una reforma ortográfica en la que queda un solo tipo de acento y aunque básicamente sigue siendo demótico conserva gran parte del kazarévusa sobre todo en la riqueza del vocabulario.

En las otras lenguas europeas sobre todo en las romances, la influencia y herencia del griego es muy alta y muchos de los términos que a veces adjudicamos al latín en realidad provienen del griego antiguo que uso la lengua latina como hilo conductor para llegar a nuestros idiomas actuales.

En el ámbito territorial griego también se hablan aunque minoritariamente otras lenguas como el albanes y su dialecto el arvanita en comunidades dispersas por todo el país, en Macedonia se habla un dialecto del serbio y el arrumaco o valaco procedentes de rumano, en Tracia parte de la población habla pomaco que es un dialecto del búlgaro y dispersos por todo el país hay grupos de gitanos que se comunican en romaní.
Muy minoritario pero considerado todavía una lengua viva, el tsakonio es hablado por unos miles de personas de las cuales solo unos cuantos lo hablan con fluidez. Es una lengua distinta del griego ya que proviene de un antiguo dialecto dorio que se hablaba en el Peloponeso. Era la lengua de Esparta y hoy en día los descendientes de los antiguos espartanos se esfuerzan por mantenerla ya que corre el peligro de perderse en unos 20 años según afirman los filólogos.

Hoy en día las nuevas tecnologías como Internet y la telefonía móvil han propiciado la invención de una forma de escritura del griego usando los caracteres latinos y abreviaturas que se denomina “greeklish”.

La dilatada historia de la lengua griega la ha dotado de ricos matices y suficiente flexibilidad como para expresar los sentimientos más recónditos del ser humano. Desde los primeros textos escritos pasando por la literatura clásica que comienza en el año 800 a.C., la profusa creación de la época bizantina con la influencia cristiana y llegando a la moderna literatura griega se abarca un largo periodo de 2.800 años de producción literaria.
Las primeras obras literarias occidentales son los poemas épicos de Homero (La Ilíada y la Odisea) y de Hesíodo. Los poetas Safo y Píndaro son los primeros representantes de la poesía lírica. Las “Fabulas” de Esopo fueron escritas en el siglo VI a.C.  En este mismo siglo nace el teatro que se va desarrollando hasta el siglo III a.C. en el que llega a su máximo esplendor y tal y como lo entendemos hoy en día. Quizás el mejor representante del teatro clásico griego sea Esquilo, quien introdujo las ideas en el dialogo y reflejó las relaciones entre los personajes de tal manera que inventó “drama” y cuya obra magna es la trilogía de la Orestiada. Pero tampoco  hay que olvidar a Sófocles y Eurípides ni a Aristófanes que estableció la comedia como género teatral.
El relato y estudio de la historia lo sistematizaron Herodoto y su sucesor Tucídides reflejando los acontecimientos desde un punto de vista no solo literario sino también científico. Y junto a ellos el historiador Polibio enfoco su obra hacia el aspecto político y militar.
Filósofos como Aristóteles y Platón dejaron también en la literatura clásica y helenística sus ideas y reflexiones para seguir siendo consultadas, revisadas y releídas en nuestros días.

La genialidad de todas estas innovaciones influyó de forma determinante en la literatura y el pensamiento de los siglos venideros.

La literatura griega moderna recoge muchos de los elementos tradicionales y puede presumir de escritores excepcionales que han llevado su obra a lo más alto, Konstantino Kavafis, Nikos Kazantzakis, autor de Zorba el griego, Yannis Ritsos, Giorgos Seferis, Odysseas Elytis… Estos dos últimos vieron reconocida su obra con el máximo galardón, el Premio Nobel de Literatura, en 1963 y 1979 respectivamente.

HISTORIA Y CULTURA

Durante miles de años la historia y la cultura helenas han ido evolucionado desde sus orígenes en la civilización minoica de la isla de Creta (3000 a 1400 a.C.) y la Micenas continental (1600 a 1100 a.C.) en las que se asentaron los cimientos del florecimiento de la Grecia clásica del siglo V a.C. con la democracia como innovador sistema de gobierno. El mar Egeo fue el escenario singular que ayudo en gran manera en la consecución de una civilización marítima muy homogénea que abarcaba los numerosos puertos naturales a lo largo de sus costas (tanto la orilla europea como la de Asia Menor y el norte de África) y las islas cuya principal característica es la cercanía entre unas y otras.   Curiosamente el marco político de este momento cumbre de la historia occidental era un mosaico de ciudades-estado independientes que pugnaban entre sí para lograr la supremacía sobre las otras pero que compartían una misma cultura que las unía en el destino, Atenas, Esparta, Tebas, Megara, Corinto, Argos…  se aliaban para luchar contra los persas, su principal amenaza o bien se enfrentaban entre sí pero compartían un panteón de dioses comunes y eran capaces de aparcar sus diferencias durante la celebración de las competiciones o “juegos” que se celebraban periódicamente y entre los cuales los de Olympia son los más conocidos en la actualidad. Indudablemente este hecho contribuía en gran manera a hermanar  y a homogeneizar el mundo heleno antiguo.
Después la época helenística de Alejandro Magno, quien llevó la cultura y pensamiento griegos hasta los confines del mundo entonces conocido y consiguió lo que hasta entonces había sido imposible, la unificación del territorio griego bajo una misma autoridad.
En el año 168 a.C. fue conquistada por el empuje arrollador de Roma pero la superioridad cultural hizo que el pensamiento griego influyera de manera determinante en lo que sería el imperio romano, sobre todo en la parte oriental de éste. Tras la caída de Roma en el año 476 el Imperio Romano de Oriente sigue existiendo con capital en Constantinopla y las características griegas se van reforzando frente a lo romano constituyéndose el Imperio Bizantino, también llamado “Imperio Griego Medieval”  que duró casi 1.000 años (desde el siglo V al siglo XV).
La dominación otomana entre los siglos XV y XVIII lastra el desarrollo del territorio griego aunque su influencia es mayor en el norte de la Grecia continental que en otras zonas como las islas Jónicas y el sur del Peloponeso donde apenas sufren la ocupación.
El auge de los nacionalismos europeos en el siglo XIX empuja a los griegos a revelarse contra los otomanos y buscar su independencia en una guerra que duraría 10 años desde 1821 a 1831. Los líderes de la revolución son un grupo heterogéneo de intelectuales, guerrilleros y jefes locales que fueron fuertemente apoyados por la iglesia griega ortodoxa. En Europa se veía como una revolución romántica que fascinó a señalados personajes bohemios y aventureros que se unieron a la causa griega como Lord Byron que lucho junto a los griegos muriendo en Mesolonghi.
La declaración de independencia del joven estado griego, proclamada en el teatro de Epidauro en 1822 por los dirigentes de la Philikí Hetairía, asociación revolucionaria de resistencia, marcó una revitalización del sentimiento nacional así como de la cultura y el arte.
La convulsa historia reciente de Grecia han marcado hondamente su presente, los padecimientos del siglo XX durante la Segunda Guerra Mundial bajo la ocupación nazi, el “régimen dictatorial de los coroneles” entre 1967 y 1974, el regreso de la democracia en 1975 tras la abolición de la monarquía, el restablecimiento de la república, el ingreso de Grecia en la Unión Europea en 1981, el cambio de la milenaria dracma por el euro…

Este largo recorrido sitúa hoy en día a Grecia en una Europa que ha bebido de sus fuentes y que ha construido sus cimientos sobre el genio de aquellos griegos que establecieron los fundamentos de la filosofía, inventaron la democracia, idearon los cánones de belleza y armonía en el arte, concibieron los principios básicos para el desarrollo científico y matemático y en definitiva fueron los responsables de la cuna de la civilización occidental.

GRECIA, DESTINO IMPRESCINDIBLE

Grecia es un pequeño continente en sí misma. Aunque se puede considerar un país pequeño por su superficie, ofrece grandes contrastes en todos los sentidos. Sus paisajes van desde los macizos montañosos y agrestes del norte y noroeste a las calas recónditas y las playas doradas de las islas del Egeo pasando por extensiones inconmensurables de olivos entre los que sobresalen los cipreses en las islas del mar Jónico y en el Peloponeso. Tal variedad geográfica determina distintas formas de conocer Grecia cada una con su peculiar arquitectura, gastronomía y paisaje. Hay muchos posibles viajes que hacer y en cada uno de ellos parecerá que se visita un país diferente.
Los pueblos de piedra de alta montaña contrastan con las casitas encaladas de blanco y ventanas y puertas de colores de las islas.
Las rutas a pie para disfrutar del paisaje se complementan con los recintos arqueológicos que encierran siglos de historia con sus templos rodeados de columnas y los museos que exhiben las obras cumbre de la escultura de la antigüedad, el original arte cicládico de líneas tan modernas, la estatua en bronce del Auriga de Delfos, las obras de Fidias y Praxíteles, el arte bizantino con sus iconos y mosaicos…
Y todo ello arropado por una amplia oferta hotelera para recuperar fuerzas durante el viaje.
Los alojamientos van desde las casas rurales a las villas de lujo pasando por hoteles de todo tipo, pequeños y familiares hasta los más completos complejos turísticos de playa.

Y como un país no solo entra por los ojos sino también por el sentido del gusto, está la magnífica gastronomía griega. Considerada como uno de los mejores ejemplos de la saludable dieta mediterránea, que no solo es sana sino que también cumple con los requisitos de sabor, variedad y calidad.
Por la situación geográfica de Grecia tiene influencias italianas, balcánicas y turcas en algunos platos pero en su conjunto es original y única.
La costumbre griega de comer a base de pequeñas raciones muy variadas (entrantes=mezedes) es muy agradable ya que permite probar la mayoría de las especialidades culinarias.
La moussaka es bien conocida (pastel de carne, berenjenas y patata), las exquisitas spanakopita y tiropita (empanadas de espinacas y queso respectivamente), el souvlaki que casi es un emblema nacional (carne hecha en brocheta y envuelta en pan), las ensaladas como el joriatikí con el imprescindible queso feta, la melissanosalata de berenjenas, el tsatsiki de yogour y pepino, la taramosalata de huevas de pescado, los platos hechos en el horno como los tomates y pimientos rellenos, los pescados guisados de manera sencilla para apreciar su calidad y frescura, el delicioso pulpo a la parrilla, los variados y excelentes quesos locales, las exquisitas olivas y su producto el aceite de oliva de aromas afrutados que riega la mayoría de los platos de la cocina griega. Los dulces como el galactoboureko (hojaldre con crema), los baklava y kadaifi (pastelillos de frutos secos y miel), la basilópita (pastel de reyes) y las confituras y mermeladas propias del ámbito rural. Y los vinos y licores como el ouzo (especie de anís), el retsina y la metaxá.

Grecia colma todas las expectativas de los más exigentes viajeros, la cultura, el descanso, la diversión, la naturaleza… todo está asegurado para que la visita al país de Homero sea inolvidable.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información